Sin blanca en París y Londres (George Orwell) (extracto)

“La gente se equivoca cuando piensa que al que se queda sin trabajo sólo le preocupa perder el jornal. Por el contrario, la persona inculta, con el hábito del trabajo metido hasta los huesos, necesita más trabajar que tener dinero. Un hombre culto puede soportar el ocio forzoso, que es uno de los peores males de la pobreza. Pero un tipo como Paddy (un mendigo ignorante que aparece en la novela), sin posibilidades de llenar el tiempo, se siente tan desgraciado cuando no tiene trabajo como un perro atado con una cadena. Por eso resulta tan estúpido pensar que a quien hay que conmiserar más es a los que “han perdido su posición”. La persona que realmente merece que le tengan lástima es aquella que no ha tenido nada desde el principio y se enfrenta con la pobreza con la mente vacía, sin recursos”.

Realidad. Ideas artículo.

No conocemos directamente la realidad como tal, sino nuestra descripción de la realidad –la cual es mediada por el lenguaje y nuestra interpretación mental de un mundo físico.

El llamado mundo objetivo no existe sin una subjetividad que le de sentido. Así entonces no podemos separar nuestro propio proceso cognitivo de la configuración de la realidad.

La evolución sólo es posible con respecto al observador. Sin un observador, el universo está muerto.

William James, “Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad”, escribió James hace más de un siglo. Simplemente, en su unidad más básica, la realidad es aquello a lo que le pones atención. Puede que existan otras cosas, pero mientras no entran en el espectro de tu atención, tienen nula influencia en la configuración de la realidad que experimentas.

Cada uno de nosotros elige, en la forma en la que atiende a las cosas, el universo en el que habita y las personas que se encuentra. Pero para la mayoría de nosotros esta “elección” es inconsciente, así que en realidad no es una elección.

William James había sugerido que la capacidad de controlar la atención a voluntad era la marca de un hombre de genio. Alan Wallace mantiene, siguiendo la tradición budista, que la atención puede entrenarse hasta el punto de lograr verdaderas hazañas de la concentración (se experimenta completa paz, relajación y gozo). A final de cuentas es la atención la que configura la realidad que experimentamos.

La infantilización de Occidente.

En completo desacuerdo con los motivos (presuntamente estatalistas, proteccionistas) y con los remedios (liberalismo) pero de acuerdo con el problema. Anoto ideas sueltas del artículo. (Juan M Blanco):

Desde hace años, sociólogos, antropólogos o psicólogos vienen advirtiendo sobre la infantilización de la sociedad postindustrial. La adolescencia se extiende hoy hasta edades muy avanzadas, generando una sociedad inmadura, unos sujetos que exigen cada vez más de la vida pero entienden cada vez menos el mundo que los rodea

Marcel Danesi, profesor de antropología: sociedad inmadura, sujetos que exigen cada vez más de la vida pero entienden cada vez menos el mundo que los rodea. Cunde una sensación de inutilidad, de profunda distorsión. Va desapareciendo la cultura del pensamiento, de la reflexión, del entendimiento y es sustituida por el impulso, la búsqueda de la satisfacción instantánea.

El discurso político se limita a meras consignas, no se exige en los líderes políticos ideas, sino atractivo, tópicos.

La impulsividad, los instintos, dominan a la reflexión; el placer a corto plazo a la búsqueda del horizonte. Los derechos imperan sobre los deberes. La inclinación a la protesta, al pataleo, domina a la auto superación. Y la imagen se antepone al mérito y el esfuerzo.

Deriva de la prensa hacia el puro entretenimiento en detrimento de la información y análisis rigurosos. La preponderancia de ubres y glúteos sobre la opinión razonada.