Diálogo con Heráclito de Éfeso

-¿A qué vienes?
-A conocer tu sabiduría. Quiero saber qué dices tú, al que toman por loco.
-¿Sabes digerir raíces?
-Son muy amargas.
-Y por eso mismo son lo más dulce.
-Sí, querría ir a las raíces: son las que sujetan el árbol.
-Porque están ocultas a la vista. Los más sólo creen en lo que se ve, e ignoran la luz oculta. Viven en sueños, son propiamente idiotas.
-¿Cuál es nuestra idiotez?
-La idiotez es vivir en un mundo propio y no conocer el mundo común. Hay una única Razón. Ella es un fuego vivo, que todo lo crea y todo lo devora, y que huele a diferentes cosas según las hierbas que consume.
-¿Y qué dice esa Razón única?
-Las gentes, encerradas en su sueño, creen que lo blanco es blanco y lo negro es negro; que lo vivo es vivo y lo muerto, muerto; lo sagrado, sagrado, y lo profano, profano; lo bueno, bueno, y lo malo, malo.
-Eso creen todos, sí.
-Sin embargo, lo blanco se oscurece y lo negro blanquea; lo vivo muere y lo muerto nace a la vida; lo sagrado se profana y lo profano se consagra; lo bueno hace el mal y lo malo se hace bueno. Esto no les llama la atención.
-¿Por qué tendría que llamarnos la atención que la misma cosa permanezca a través de los cambios?
-No es sólo eso: es que una cosa es la misma gracias a que cambia, como un medicamento, que si no lo agitas se descompone. La guerra es la madre de todo.
-Sin invierno no hay primavera, sin dolor no se aprecia la felicidad.
-Es más, lo uno es exactamente lo mismo que lo otro.
-Eso es mucho más difícil de comprender.
– Por no comprender eso somos mortales. Aunque hasta en las vidas de los más simples se experimenta alguna vez: por ejemplo, cuando llegan a sentir que una felicidad desbordante no se distingue de la mayor tristeza; o que quien más te cuida es tu mayor tirano; o que lo más luminoso, ciega, y la mayor oscuridad, brilla. Por eso la mayor sabiduría es la mayor locura, mientras que los ignorantes corrientes son los cuerdos.
-Al sentido común le cuesta seguir a esa Razón de la que hablas.
-¿Ves estas tabas? Los adultos lo llaman un juego. Lo que ellos hacen es lo real: su política y sus guerras, sus negocios y sus pérdidas, sus hijos y sus enemigos… En verdad, todo eso es tan juego como las tabas. Los hombres dicen buscar el sentido de la vida, la solución al misterio de la muerte, pero luego se olvidan de eso, y se dedican a sobrevivir y reproducirse, generación tras generación. El sentido de las cosas está ahí mismo, en cada uno de ellos. Lo encontrarán cuando vean la vida como muerte y la muerte como vida.
-¿Crees que merece la pena decirles algo tan desesperanzador?
-Sólo es desesperanzador para el que no sabe qué es vivir. En lo que llaman vida no hay más que un continuo morir, instante a instante, para repetirse su nada. En la muerte alcanzamos la indistinción y nos convertimos otra vez en el Zeus y Fuego y Razón única: despertamos. Pero los hombres quieren aferrarse a su sueño. Aprende de esto, del juego. El reino es de un niño

(Recreación ficticia de un diálogo con Heraclito de Éfeso (diálogos en la caverna RNE))

¿Ser inteligente implica ser rico?

Puede importar más la personalidad, que hace que factores como la diligencia, la perseverancia y la autodisciplina influyan mucho más que la pura inteligencia en cuanto a los resultados económicos del individuo.

… gente que se sabe inteligente, pero aun así son incapaces de comportarse de forma socialmente adecuada.

(artículo If You’re So Smart, Why Aren’t You Rich?  Faye Flam)

Tecnología en niños

(comentario menéame en relación a smartphones, tablets en niños)

Lo ideal (no solo en los niños) es crear mucho (actitud activa, a fomentar en lo posible) y consumir poco (actitud pasiva, a limitar en lo posible)

El problema no son los cacharros sino el uso que se les da, no es lo mismo usar un ordenador para hacer los deberes, crear contenido en wikipedia o programar software libre (actitud activa, aprendes y creas algo con tus manos, haces del mundo un lugar mejor) que usarlo para ver videos en youtube o fotos de gatitos en facebook (actitud pasiva, no creas nada, consumes, te entretiene y distrae).

Lo primero hay que fomentarlo, lo segundo limitarlo

(añado yo) si no actitud activa creativa, al menos información de calidad que haga crecer la persona

Intervencionismo salud-alimentario

Para combatir la epidemia de ultraprocesados propongo el siguiente decálogo:

  1. Impuestos a los productos ultraprocesados. Con el dinero recaudado se financian muchas de las siguientes medidas del decálogo.
  2. Subvención a la comida real. Menor precio, mayor marketing y accesibilidad.
  3. Más campañas de concienciación del peligro de comer productos procesados.
  4. Más campañas de promoción de comida real (ej: “más mercado y menos supermercado”).
  5. Advertencias de las enfermedades relacionadas con el consumo de procesados en sus propios envases. Mejora del etiquetado (sistema “semáforo”).
  6. Prohibir su publicidad dirigida a niños (o a padres). No a la “autorregulación”.
  7. Prohibir su venta en lugares sensibles como zonas sanitarias, educativas, etc.
  8. Dietista-Nutricionista en el sistema educativo: colegios, institutos, asociaciones de padres, etc. Clases de cocina y alimentación saludable como asignatura obligatoria o extraescolar.
  9. Dietista-Nutricionista en el sistema sanitario: unidades especializadas en obesidad y sus comorbilidades (diabetes, dislipemia, hipertensión) y prevención en salud pública.
  10. Equipo de científicos libres de conflicto de interés que asesoren en la elaboración de las recomendaciones nutricionales.
    (Carlos Ríos – blog realfooding)

Finalidad política. Justicia

La finalidad de la política es un Estado social de derecho que garantice al máximo los derechos civiles, políticos y económicos formulados en la Declaración Universal de Derechos Humanos. El principio básico de respeto y de reconocimiento del otro. Los valores de libertad, igualdad de derechos y fraternidad y todas sus concreciones. Esta es mi idea de justicia

(extracto artículo Luis  Roca Jusmet)

Realismo capitalista

Búsqueda compulsiva del placer desde un estado depresivo. Una interpasividad agitada en un mundo donde no hay escritura.

Sociedades de control en lugar de sociedades disciplinarias, como anunciaron Foucault y Deleuze. Podríamos volver a Nietzsche cuando ya nos avisó que nos pasaríamos de la voluntad de negación (sociedad represiva) a la negación de la voluntad), es decir del cristianismo al nihilismo.

Es el modo de producción capitalista el que genera la miseria ideológica del nihilismo consumista y tecnológico

Realismo capitalista. ¿ No hay alternativa ? (reseña de Luis Roca)

De la decepcionante utilidad de la economía

Jean-Philippe Bouchard, escribió un artículo incendiario en Nature, cuyo inicio es arrollador: “En comparación con la física se puede decir que los éxitos cuantitativos de la economía son decepcionantes. Los cohetes llegan a la Luna, se extrae la energía del átomo, los satélites permiten que millones de personas encuentren el camino a casa… ¿Cuál es el resultado representativo de la economía si dejamos a un lado la recurrente incapacidad de predicción y de evitar crisis?”.

(de un artículo de Joaquín Estefanía)

La trampa de la diversidad. Una crítica del activismo. Daniel Bernabé

(extracto-resumen artículo)

Extraños debates dentro de los movimientos de protesta: activistas feministas teorizando sobre el burka o la prostitución como empoderamiento para la mujer, activistas LGTB defendiendo los vientres de alquiler, activistas animalistas comparando un matadero con los campos de concentración, activistas de lo precario interesándose por la economía colaborativa, activistas culturales reivindicando expresiones de vertedero como populares, activistas de la salud oponiéndose a las vacunas, activistas étnicos tratando la poligamia con respeto o activistas ecologistas capaces de asumir la muerte por desnutrición antes que aceptar avances tecnológicos en los cultivos. Un gigantesco despropósito que es dramático especialmente en un contexto donde la ultraderecha presenta a los ciudadanos un programa centrado en cuestiones inmediatas y tangibles como el empleo, la seguridad o la lucha contra la corrupción.

Existen activistas que dedican gran energía a temas sobre los que su labor tendrá un nulo impacto. Cuando los temas, por contra, resultan cercanos, su especificidad les lleva a perder por completo la visión general del conflicto.

Mientras que el concepto de clase es un intento de buscar algo profundamente transversal que atraviesa nacionalidades, géneros y razas, el movimientismo actual parece empeñado en crear un sistema de análisis donde los individuos son poseedores de privilegios o receptores de opresiones que intercambian al margen de su posición en el sistema productivo.

Si el capitalismo sabe de algo es de apropiaciones, de triturar con su gigantesca maquinaria de sentidos comunes ideas en apariencia radicales para devolverlas envasadas y desactivadas.

Se diría que mientras que nos arrojan por la borda lo hacen siempre muy atentos a nuestras especificidades y creencias, a nuestra excluyente diversidad.

Comentarios al artículo:

  • Incongruencia y falta de miras de la izquierda de hoy a la que le resulta imposible pensar de forma global y que pierde el norte en lo individual.
  • Frase de un libro que he leído recientemente, “Cultura”, de Terry Eagleton: “La sociedad capitalista relega a sectores enteros de su ciudadanía al vertedero, pero muestra una delicadeza exquisita para no ofender sus convicciones”. Así estamos, atrapados en la confusión relativista mientras la puta derecha de toda la vida se pone cuatro colorines y ala, a comerse el mundo.

Yo ideal VS Yo real

El YO IDEAL es que nos hemos formado a través de lo que queremos que los demás piensen de nosotros. Carga con lo que creemos que los demás han proyectado sobre nosotros.

El YO REAL no está influido por el entorno. Se gusta por el hecho de existir.

Para desarrollar el YO REAL, hay que ir quitando capas del YO IDEAL, hay que dejar de querer mejorarse a si mismo. Desprenderse de quien creías que eras. El YO IDEAL es lo que NO ERES de verdad.

Fórmula del temor a la incertidumbre.

Temor a lo que ocurrirá = Temor de no ser capaz de ACEPTAR lo que ocurrirá + Temor de no ser capaz de CAMBIAR esa situación.
Solucionando una de las variables se soluciona en temor a la incertidumbre.

Desigualdad justa o igualdad injusta.

Extracto de un artículo explicativo de un estudio:

Hay enorme preocupación por la desigualdad en la sociedad. Sin embargo, la gente prefiere distribuciones desiguales al ser preguntada por la distribución ideal de la riqueza en su país. A  la gente no le disgusta la desigualdad en sí, sino algo que frecuentemente se confunde con la desigualdad: la injusticia económica. Tras revisar los estudios disponibles, concluyen que los humanos naturalmente favorecen distribuciones justas, no necesariamente iguales, prefiriendo desigualdad justa a igualdad injusta

Lo que está describiendo, de hecho, sería una sociedad injustamente igual (en términos de riqueza). Esa es la clave del artículo: está muy bien la igualdad, pero no si sacrificamos la justicia.