Martin Cohen. Cuentos filosóficos

lib-cuentos-filosoficos-978843448805
Spinoza decidió que las religiones convencionales con una mezcla de superstición y engaño, útiles tan sólo en la medida en que guían a las masas no filosóficas hacia unos principios morales básicos.

Rousseau. El hombre es bueno por naturaleza y sólo se vuelve malo por causa de las instituciones. Dice, como Hobbes, que los hombres son esencialmente iguales, incluso aceptando las evidentes diferencias atribuibles a la salud, la inteligencia, la fuerza y así sucesivamente. Pero la diferencia que ve en la sociedad es,

La extrema desigualdad en el modo de vivir, el exceso de ociosidad en unos y de trabajo en otros, la facilidad de excitar y de satisfacer nuestros apetitos y nuestra sensualidad, los alimentos tan apreciados por los ricos, que los nutren de sustancias excitantes y los colman de indigestiones; la pésima alimentación de los pobres, de la cual hasta carecen frecuentemente, carencia que los impulsa, si la ocasión se presenta, a atracarse ávidamente; las vigilias, los excesos de toda especie, los transportes inmoderados de todas las pasiones, las fatigas y el agotamiento espiritual, los pesares y contrariedades que se sienten en todas las situaciones, los cuales corroen perpetuamente el alma.
El primer hombre a quien cercando un terreno, se le ocurrió decir esto es mío, y halló gentes lo bastante simples como para creerlo, fue el verdadero fundador de la sociedad civil.

Un hombre en estado de naturaleza, lejos de ser codicioso o temeroso, como lo describía Hobbes, vive de hecho en un estado satisfecho y pacífico, verdaderamente en libertad.
De hecho, la sociedad humana hace que la gente se odie en la proporción a la magnitud de sus intereses en conflicto. Las personas fingen proporcionarse unas a otras mientras que en realidad tratan de explotarse y someterse, Debemos atribuir a la institución de la propiedad; y por tanto a la sociedad, los asesinatos, robos… y ciertamente los castigos de estos crímenes, esto en cuanto al nivel individual. A escala nacional, la desigualdad, que casi no existe en el estado de naturaleza se vuelve “fija y legítima a través de la institución de la propiedad y las leyes”. Cuando la sociedad inevitablemente degenera en tiranía y todos se vuelven esclavos, el circulo se completa, ya que todos los individuos vuelven a ser iguales cuando no son nada. El hombre civil se atormenta constantemente buscando actividades más laboriosas, trabajando hasta la muerte, “renunciando a la vida con tal de ganar en inmoralidad”. La sociedad civil es, de hecho, una sociedad de personas en las que casi todas se quejan y a las que se les priva verdaderamente de su existencia. Tal es la lógica de la propiedad privada y del capitalismo.

Berkeley. Tras la crisis en Inglaterra ocasionada por el estallido de la compañía de los mares del sur, por el colapso de la bolsa tras sus sobrevaloradas acciones ya propuso como salida a la crisis el retorno a una vida mas simple.

Para Hegel el origen de la sociedad radica en el primer conflicto entre dos seres humanos, una batalla sangrienta en la que el otro quiere que lo reconozca como su amo y acepte el rol de esclavo. Es el miedo a la muerte lo que fuerza a que una parte de la humanidad someta a otra, y la sociedad queda perpetuamente dividida entre dos clases, amos y esclavos. Para Hegel no son las necesidades materiales las que impulsan a una clase a reprimir a la otra sino un conflicto nacido tan solo de la peculiar ambición humana por detentar poder sobre los demás. Hegel aprueba esa motivación y la llama “deseo de reconocimiento”. Esta lucha incluye el riesgo de la destrucción personal, pero es el verdadero camino hacia la libertad.

Para Hegel la guerra es vital. “ Así como el soplar de los vientos preserva el mal descontrol que sobrevendrá a una calma prolongada, del mismo modo la corrupción de las naciones sería el resultado de una paz prolongada, ya no digamos perpetua.
Schopenhauer compartía la visión budista de que el dolor es la norma en esta vida y que la felicidad es la excepción. Y su solución también viene del budismo: la nada. La nada es lo mejor que puedes obtener. Es el significado literal del “nirvana”. En the vanity of existente explica:

Lo vano de la existencia se revela en la forma que asume la misma existencia: en la infinitud del tiempo y del espacio que contrasta con la finitud de lo individual; en el presente fugaz, que es la única forma que adopta; en la contingencia y relatividad de todas las cosas, que están en continua transformación, sin nunca llegar a ser; en el permanente deseo que no encuentra satisfacción; en la frustración continua de los esfuerzos que constituyen la vida. El tiempo y esa probabilidad de que las cosas existan en él, probabilidad que genera el propio tiempo, son simplemente la forma bajo la cual se revela la voluntad de vivir, imperecedera en cuanto cosa-en-sí.: se trata de la vanidad de la existencia en su lucha. El tiempo es aquello en virtud de lo cual todo se convierte en nada en nuestras mano y pierde todo su valor real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .