Necesitamos un nuevo contrato social . Joaquín Estefanía

Cuatro grandes transformaciones han alterado el contrato social (para convivencia pacífica durante más de medio siglo). 1 la revolución tecnológica, 2 la revolución demográfica, 3 la globalización, que ha llegado a desplazar al Estado-nación; 4 la revolución conservadora, que ha predicado las virtudes del individualismo, olvidando los principios mínimos de solidaridad social.

Ese contrato social ha sido sustituido, por efecto de las transformaciones citadas. Se inaugura así la era de la desigualdad.
Antaño se acordaron señas de identidad diferentes, basadas en la intervención estatal que pretendía que nunca más se pudieran repetir las condiciones políticas, sociales y económicas que habían facilitado los conflictos generalizados. Hubo un consenso entre las élites políticas (los partidos), económicas (el empresariado) y sociales (los sindicatos) para alcanzar la combinación más adecuada entre el Estado y el mercado, con el objetivo final de que toda práctica política se basara en la búsqueda de la paz, el pleno empleo y la protección de los más débiles a través del Estado de bienestar.

las oportunidades perdidas a partir de 1918; los agujeros ocasionados por el desempleo, las desigualdades, injusticias e ineficacias generadas por el capitalismo de laissez-faireque habían hecho caer a muchos en la tentación del autoritarismo; la descarada indiferencia y arrogancia de la élite gobernante, y las inconsecuencias de una clase política inadecuada.

Tanto el fascismo como el comunismo habían proliferado con la desesperación social, con el enorme abismo de separación entre ricos y pobres.

Tras la crisis han regresado con fuerza las dudas entre muchos ciudadanos en la convivencia pacífica entre un sistema de gobierno democrático y un capitalismo fuertemente financiarizado: los mercados son ineficientes, y el sistema político, la democracia, que se legitima corrigiendo los fallos del mercado, no lo hace. Así surge la desafección respecto a la democracia (el sistema político) y el capitalismo (el sistema económico).

Además de la ruptura del contrato social tradicional, en la última década se ha aniquilado el pacto entre generaciones. “Debemos dar a nuestros hijos más de lo que recibimos nosotros”. Este es el sentido progresista de la historia que se ha roto.

El estrago mayor que ha causado la Gran Recesión en nuestras sociedades ha sido el de truncar el futuro de una generación.
Las oportunidades de los descendientes de una persona dependen mucho más de la situación socio­económica de sus antecesores que del esfuerzo personal propio. Ello conlleva la transmisión de privilegios más que la igualdad de oportunidades.

Fernando Aramburu. Utilidad de las desgracias.

Los años y los desengaños minan la sustancia vital de las personas.

Resulta entonces harto difícil ver la realidad como la venía uno viendo en épocas de lozanía porque las penas y las dolencias, la edad y las lecturas, y, en fin, la conciencia de los desastres que pueden ocasionar en cuerpo ajeno las convicciones dogmáticas consumadas en la Historia lo adiestran a uno poco a poco en el noble y entrañable ejercicio de la empatía, que es el camino que suele tomar la juventud cambiadora del mundo para dar, tras muchas cuestas y recodos, en ciudadano sereno, tolerante, compasivo.

https://amp.elmundo.es/opinion/2018/09/16/5b9cf4ea468aeb500f8b4605.html

Lecciones estoicas.

https://www.fitnessrevolucionario.com/2015/10/10/7-lecciones-estoicas-para-mejorar-tu-cuerpo-y-tu-vida/

Cuando tus elecciones mejoran, tu cuerpo y tu vida también mejoran.
Akrasia. Podría traducirse como actuar contra nuestros propios intereses, contra nuestra propia razón. Lo contrario de Akrasia era Enkrateia, o poder sobre uno mismo.
Mejorar tu Enkrateia es la clave para lograr el cuerpo que quieres y optimizar tu salud.
Ascetismo: los ascéticos niegan todo lo placentero. Asumen que cualquier placer sensorial es malo, que la vida “interna” es la única que merece la pena y que todos los impulsos fisiológicos del individuo son de orden inferior.
Hedonismo: los hedonistas consideran que la mejor manera de evitar la tentación es cayendo en ella, cada vez. Se trata de maximizar el placer sensorial, olvídate de las consecuencias.
Sociedad moderna se adapta la filósofía de
hedonismo ilustrado (porque incluye cierto razonamiento (hay controles sociales y normas que restringen impulsos básicos)), pero hedonismo al fin y al cabo porque el objetivo final parece ser buscar comodidad y estimulación sensorial.
En consecuencia, nos dejamos seducir por la comida procesada, la televisión basura, el fútbol, el sofá, el ocio constante y el consumo desmedido de cosas innecesarias.
Pero en la Grecia clásica, había escuelas filosóficas que no se limitaban a ejercicios intelectuales. Su objetivo último era enseñar a vivir, enseñar a tomar mejores decisiones.
Estoicismo

LECCIÓN 1: VIVE APEGADO A LA NATURALEZA
Entendían que el ser humano está diseñado para florecer en un entorno específico, y que muchas de las influencias sociales lo alejaban de ese entorno. Despreciaban el exceso de lujo y comodidad.
Destacaban la naturaleza social del hombre. Promovían el desarrollo de lazos sociales y el juego.
El aumento de las tasas de depresión y ansiedad es también consecuencia del zoo humano en el que vivimos. Jugar, conectar con un grupo social, pasar más tiempo en la naturaleza y la actividad física funcionan mejor que los antidepresivos.

LECCIÓN 2: DIFERENCIA LO QUE DEPENDE DE TI DE LO QUE NO
Hay tres tipos de eventos: los que no dependen de nosotros, los que dependen parcialmente de nosotros y los que dependen completamente de nosotros
Quizá tus genes o factores hormonales dificultan lograr tu resultado pero tus genes no impiden que hagas las cosas que tienes que hacer (comportamiento). Es un tema de Enkrateia, de control sobre ti mismo.
Nos excusamos con nuestras circunstancias pero no nos responsabilizamos de nuestras decisiones.

LECCIÓN 3: INCOMODIDAD VOLUNTARIA
Los estoicos alertaban sobre la búsqueda continua de la comodidad.
No sólo debilita el cuerpo, también la mente. Séneca recomendaba dedicar varios días al mes a vestirse con ropa barata, comer poco y exponerse a los elementos, y preguntarse después “¿Es esto lo que tanto temía?”. Te darás cuenta de que eres mucho más fuerte de lo que crees. Ganarás poder sobre ti mismo.
nuestros genes requieren desafíos y que la incomodidad de hoy se recompensará mañana.
En resumen, el estrés (controlado) nos ayuda
Los estoicos fueron los primeros en proponer la idea de que la fuerza de voluntad funciona como un músculo. Cuanto más la ejercitas, más se fortalece.

LECCIÓN 4: IGNORA LAS OPINIONES DE OTROS
Adopta mejores hábitos y sentirás la presión del grupo. Te criticarán por no comer como ellos, no pensar como ellos…
Catón, otro prominente estoico, llevaba túnicas de color diferente e ignoraba las modas. Caminaba descalzo con frecuencia. No lo hacía para atraer atención, sino para acostumbrarse a la vergüenza

LECCIÓN 5: PASA DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA
No te conviertas en un mero espectador, pasa de las gradas a la arena. Empieza despacio si es necesario: levántate, camina, movilízate, controla tu cuerpo,… cada adversidad es una nueva oportunidad para practicar.

LECCIÓN 6: DISEÑA TU PERSPECTIVA
Los estoicos hacían mucho énfasis en separar los eventos de su interpretación. Todos conocemos personas que tienen todo y son infelices, mientras otros apenas tienen nada pero están siempre alegres. No puedes elegir qué te ocurre en la vida, pero puedes elegir tu respuesta. Y esta respuesta depende en gran medida de tu perspectiva.
Los estoicos proponían tres ejercicios para diseñar una mejor perspectiva: vista desde arriba (poner en perspectiva tus problemas), visualización negativa (puede ayudarte a preciar lo que tengas) y foco en el presente (mantener el foco en el ahora, en lo único que realmente existe. Es algo que comparten con el budismo y el concepto de Mindfulness. Según Séneca “Quien sufre antes de tiempo sufre más de lo necesario“. Lo único real es el presente. Tu misión es determinar la mejor acción a realizar ahora. No pierdas tiempo con el pasado ni estés ansioso por el futuro.)

LECCIÓN 7: DISFRUTA LO BUENO DE LA VIDA
“Cuando te levantes por la mañana, piensa que precioso privilegio es estar vivo y poder respirar, pensar, disfrutar, amar” – Marco Aurelio
Sócrates decía que una vida no examinada no merecía ser vivida. Los estoicos añadirían que una vida no vivida tampoco merecería la pena ser examinada.
Examina tu vida para mejorar, pero no olvides vivirla.