Ana Carrasco Conde. Entrevista

De hecho en realidad no existe algo así como “la vida” entendida como algo estático y carente de movimiento y actividad: la vida es aquello que vivimos, es el proceso mismo de vivir. No podemos hablar desde otro sitio convirtiéndola en un “objeto” ajeno a nosotros mismos y a nuestras experiencias: cuando la pensamos, la sentimos, la juzgamos es siempre desde ella misma. Y así buscamos un sentido o le damos un sentido a aquello que parece no tenerlo en “nuestra vida viviendo” y que “nos sirve” a nosotros para orientarnos en nuestra existencia.

Cómo vivamos está relacionado al “uso” que le demos a cómo pensamos y a la profundidad de nuestra reflexión.

La filosofía nos permite construir nuestra vida con mayor libertad y conocimiento.

El mal tiene que ver muchas veces con la quiebra de un orden, pero también –y es esto lo que me interesa– con las desigualdades, injusticias, daño, malestar que genera un orden establecido. En este sentido se quiebran algunos principios del pensamiento binario, aquel que piensa en el bien y el mal como extremos y adscribe al bien las característica del orden y de la justicia y al mal las del desorden y la injusticia.

bien y mal son mucho más complejos de lo que parece porque no son opuestos. Están entretejidos.

Partimos ya de una situación de desequilibrio en la que es un hecho que, viviendo con los otros, nos haremos daño

tiene que ver más con un pensar lo mejor para uno mismo sin tomar en consideración los efectos sobre los demás. Hacer el mal es inevitable, pero responsabilidad nuestra es ser conscientes de nuestra capacidad de reflexión y actuación.

el mal y la maldad se dan dentro de una ética, que no es la misma que vela por el bien.

no es que el hombre sea esencialmente malo (tampoco es bueno), sino que tanto bien y mal existen como resultado de acciones más encaminadas a velar por nuestros propios intereses que por hacer daño a los demás (no así la maldad).

sí haya algún remedio, que pasa, a mi entender, por una educación en la sensibilidad. A veces el daño que hacemos puede evitarse pensando en los demás y, si somos seres que vivimos conviviendo, poniendo más peso en el convivir que el vivir.

https://www.filco.es/ana-carrasco-formas-crueles-mal-sobre-la-mujer/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .