The Magnetics Fields. Epitaph for my heart

ttps://open.spotify.com/track/7G969WG9KJsAT5qdc7LzW8

Caution, to prevent electric shock
Do not remove cover
No user-serviceable parts inside
Refer servicing to qualified
Service personnel”

Let this be the epitaph for my heart
Cupid put too much poison in the dart
This is the epitaph for my heart
Because it’s gone, gone, gone

And life goes on and on anon
And death goes on, world without end
And you’re not my friend

Who will mourn the passing of my heart?
Will its little droppings climb the pop chart?
Who’ll take its ashes and singing, fling
Them from the top of the Brill Building

And life goes on and dawn, and dawn
And death goes on, world without end
And you’re not my friend

Generación depresiva o anestesiada.

La juventud de hoy creció en función de unos dogmas que han resultado ser unas milongas: “estudia y trabajarás”, “de lo mío”, “con esfuerzo todo saldrá bien”…

La gente no está deprimida …. ha nacido una generación anestesiada, … una ansiedad latente por el miedo a un futuro que, ya hoy, ha normalizado trabajar gratis, compartir piso, no poder abandonar el piso de los padres, no poder planear formar una familia… El viaje hacia ese futuro se manifiesta inhóspito. Siempre habrá cantamañanas fans del voluntarismo y de otras mamarrachadas que dirá “si quieres, puedes”. Pero si no existen condiciones para poder, no vas a poder una puta mierda.

https://psicologiaymente.com/social/depresiva-generacion-anestesiada

 

Raúl Cimas, entrevista.

Dice que está sentado en una mecedora limpiando su escopeta.

… me da la sensación de que estamos un poco enfermos de prisa y que ya queremos aprender a salir del desaguisado, justo cuando nos acaban de soltar una hostia. Estamos en la lona y tenemos que pensar en cómo levantarnos en vez de sacar otras conclusiones.

No hay pensamiento extraño. A lo que estamos acostumbrados es a no tener demasiados pensamientos o a darles salida pronto. Pero ahora que no tenemos escapatoria… no sé, igual nos enfrentamos a pensamientos oscuros y humanos como la violencia o la venganza, pero tenemos la suficiente educación para tomárnoslo con calma.

¿Qué es el mundo interior; cómo se cultiva? ¿Realmente puede la cultura salvarnos de algo? El cuerpo es un armario. Hay gente que quiere tener un armario bonito, que pegue con el salón y tal… y hay gente que lo quiere para guardar cosas. Mira, si consigues las dos cosas eres Paul Newman. Enhorabuena. ¿Cómo no te va a salvar la cultura? La cultura es una guía de todo el conocimiento adquirido en la historia por el ser humano, eso es la cultura. Si te vas de viaje a un lugar peligroso y cruel como es la propia vida, más te vale tener algún conocimiento de antemano. Tendrás más posibilidades de sobrevivir.

Cualquier día puede ser bueno. Yo me esforcé mucho siempre en intentar no tener una oficina ni un jefe, y eso es lo mejor que he hecho en mi vida. Quizá por eso no tengo ese concepto asfixiante del tiempo. Casi que trabajo más los fines de semana que entre semana.

https://www.elespanol.com/cultura/20200418/raul-cimas-libertad-no-perdido-experimentado-nunca/483202878_0.html

Síndrome del esclavo satisfecho.

… a pesar de vivir una vida objetivamente miserable, parecen estar no solamente resignadas sino agradecidas con su existencia.

… no reflexiona acerca del futuro y reduce la complejidad de la vida a la satisfacción inmediata de la rutina diaria.

… la desgracia del esclavo (…) (es) la asunción del pensamiento del poderoso, que le impide plantearse y por tanto cuestionar su estado de sumisión.

… acepte de forma acrítica (..) con una pasividad resignada y sin atisbo de determinación para poder revertir (…)

… sistema socioeconómico y cultural vigente nos impone ciertos valores y ejerce una manipulación continua.

… atendemos sin reflexión previa a una serie de rutinas familiares, laborales y sociales. En este día a día frenético, se nos anula la capacidad para tomar la iniciativa ante cuestiones como el consumo, la moda y la moralidad.

… Entre el acriticismo, la pasividad y el carpe diem mal entendido, nuestra mente deja de plantearse ciertas cosas, … resignación pasiva

… jóvenes anestesiados bajo el yugo del pensamiento uniforme de la tecnocracia y el presentismo,… la uniformidad de pensamiento, los empleos precarios y los momentos de ocio idéntico.

… el sistema saca rédito de este tipo de pensamiento, apuntalando individuos altamente obedientes: trabajadores precarios pero productivos, consumistas sin criterio y nada críticos con la sociedad ni con las injusticias que sufren aun sin percatarse de ello.

https://psicologiaymente.com/social/sindrome-del-esclavo-satisfecho

Not. Big Thief

 

It’s not the energy reeling
Nor the lines in your face
Nor the clouds on the ceiling
Nor the clouds in space
It’s not the phone on the table
Nor the bed in the earth
Nor the bed in the stable
Nor your stable words
It’s not the formless being
Nor the cry in the air
Nor the boy I’m seeing
With her long black hair
It’s not the open weaving
Nor the furnace glow
Nor the blood of you bleeding
As you try to let go
It’s not the room
Not beginning
Not the crowd
Not winning
Not the planet
That’s spinning
Not a ruse
Not heat
Not the fire lapping up the creek
Not food
That you eat
Not the meat of your thigh
Nor your spine tattoo
Nor your shimmery eye
Nor the wet of the dew
It’s not the warm illusion
Nor the crack in the plate
Nor the breath of confusion
Nor the starkness of slate
It’s…

La muerte. Watchmen

“La filosofía es una preparación para la muerte”. Frase de 2000 años. Historia de la filosofía condensada en esta impecable secuencia de la serie Watchmen S01E04 deHBO.

Usted es un fascista. Daniel Verdú (babelia)

periodo histórico. paralelismos en aspectos muy concretos localizados en el clima:  sentimiento de derrota, malestar, abandono, desilusión, rechazo y repulsa a la vieja clase dirigente y las instituciones parlamentarias que custodiaban. sentimiento antipolítico. desprecio de la vieja política. Una pequeña burguesía desclasada, asustada por la percepción de una invasión extranjera; partidos que invocan atajos extraparlamentarios y dan la espalda a las cámaras en un clima de descomposición y una crisis económica enquistada que ha machacado a la base de la población. Ese aire enrarecido recorre desde hace años Occidente

(fascismo) “no es una etapa excepcional en la humanidad, sino que forma parte de ella”

la sobreexplotación del concepto y la languidez semántica que su repetitivo eco trae a las crónicas y la vida diaria (fascista) los fenómenos de hoy no tienen nada que ver con el fascismo (Emilio Gentile)

Estamos usando un término de manera inapropiada para explicar fenómenos nuevos. Y el error responde principalmente a la incapacidad de afrontar con una mirada crítica actual asuntos contemporáneos.

hoy se ha convertido en un insulto para prepotentes, antisemitas, autoritarios…
El fascismo negaba todo lo que derivaba de la Revolución Francesa.

El origen del término se encuentra en el símbolo romano del haz, a su vez heredado de los etruscos. Los fasci simbolizaban la unidad de soberanía, el orden y el poder supremo capaz de impartir justicia.

No es un fenómeno histórico, sino diacrónico. Se presenta con formas distintas, pero iguales métodos.

nuevas formas de autoritarismo acechan entre las sombras de nuestras estructuras políticas

https://elpais.com/cultura/2019/07/19/babelia/1563551499_294156.amp.html

Datos para una nueva ilustracion

… se generarían ingentea y continua ha dado lugar a una nueva disciplina denominada ciencias sociales computacionales.

La observación del comportamiento humano mediante la recogida del rastro digital de una comunidad— comienza a dar a los investigadores una visión más completa de la vida en toda su complejidad.

Es posible que el mayor error cometido por las sociedades occidentales haya sido la concepción del hombre como «individuo racional».

No somos individuos, sino miembros de una especie social.

Tras examinar los datos de 100 millones de estadounidenses, comprobamos que las personas son asombrosamente predecibles

(Etología)

https://www.bbvaopenmind.com/

La Escuela de Fráncfort y el ‘cóctel Molotov’

En Gran Hotel Abismo, Stuart Jef­fries propone una trepidante biografía coral de los miembros de la Escuela de Fráncfort —Benjamin, Adorno y Horkheimer, pero también Herbert Marcuse, Erich Fromm, Leo Löwenthal, Friedrich Pollock o Franz Neumann—, autores cuyo legado sobrevive a través de un continuo ciclo de olvido y reivindicación

el compromiso político fue casi siempre posterior a la rebelión artística.

el consumismo empezaba a colonizar la vida de las clases trabajadoras

la alienación, la subordinación o la conciencia de clase son los objetos de análisis favoritos antes que las condiciones materiales objetivas.

el capitalismo se había convertido en algo más que un modo de producción: una cultura enquistada en los corazones, las mentes y los cuerpos. No hay ya un afuera de la realidad mercantilizada, el fetichismo lo penetra todo. Por eso proponen un desplazamiento del foco teórico desde la fábrica y la cadena de montaje hasta las formas de vida y la industria cultural.

La estetización filosófica sería, en realidad, una respuesta conceptual a la propia estetización de un capitalismo que estaba fagocitando los afectos y las pasiones.

hoy la teoría crítica es un letrero luminoso que anuncia un camino que aunque sabemos cegado nos vemos obligados a intentar recorrer.
https://elpais.com/cultura/2018/02/21/babelia/1519212881_011387.html

Eva Illouz y Edgar Cabanas. La ‘happycracia’ o la obligación de ser feliz

(Psicología positiva) alrededor de la cual florece una poderosa industria con terapias positivas, servicios de coaching o aplicaciones. Una ciencia y una industria que venden una noción de felicidad,m, “al servicio de los valores impuestos por la revolución cultural neoliberal”.

no hay problemas sociales estructurales sino deficiencias psicológicas individuales.

una felicidad que es “un estilo de vida que apunta hacia la construcción de un ciudadano muy concreto, individualista, que entiende que no le debe nada a nadie, sino que lo que tiene se lo merece. Sus éxitos y fracasos, su salud, su satisfacción, no dependen de cuestiones sociales, sino de él y la correcta gestión de sus emociones, pensamientos y actitudes”. (Cabanas)

La felicidad así es una meta en constante movimiento, nos hace correr detrás de forma obsesiva.

En las empresas obligan a pasar cursos de resiliencia y mindfulness para aprender que eres tú el que ha de encontrar la forma de estar mejor en el trabajo, de eso depende la productividad.

(Educación). Habría que ver qué tipo de ciudadano queremos construir. Crítico y centrado en el conocimiento del mundo o un alumno emocional centrado en el conocimiento de sí mismo.

la psicología positiva ataca emociones como la ira. “Las emociones no son positivas o negativas. Tienen diferentes funciones según la circunstancia. Y son siempre políticas. La ira puede ser mala a veces y buena para luchar por reparar injusticias. (Cabanas)

La buena vida es justa, solidaria, íntegra, comprometida con la verdad. No es estar preocupados por nosotros mismos todo el tiempo.

https://www.lavanguardia.com/cultura/20190320/461140462148/felicidad-dia-internacional-libros-happycracia.html?facet=amp

Ana Carrasco Conde. Entrevista

De hecho en realidad no existe algo así como “la vida” entendida como algo estático y carente de movimiento y actividad: la vida es aquello que vivimos, es el proceso mismo de vivir. No podemos hablar desde otro sitio convirtiéndola en un “objeto” ajeno a nosotros mismos y a nuestras experiencias: cuando la pensamos, la sentimos, la juzgamos es siempre desde ella misma. Y así buscamos un sentido o le damos un sentido a aquello que parece no tenerlo en “nuestra vida viviendo” y que “nos sirve” a nosotros para orientarnos en nuestra existencia.

Cómo vivamos está relacionado al “uso” que le demos a cómo pensamos y a la profundidad de nuestra reflexión.

La filosofía nos permite construir nuestra vida con mayor libertad y conocimiento.

El mal tiene que ver muchas veces con la quiebra de un orden, pero también –y es esto lo que me interesa– con las desigualdades, injusticias, daño, malestar que genera un orden establecido. En este sentido se quiebran algunos principios del pensamiento binario, aquel que piensa en el bien y el mal como extremos y adscribe al bien las característica del orden y de la justicia y al mal las del desorden y la injusticia.

bien y mal son mucho más complejos de lo que parece porque no son opuestos. Están entretejidos.

Partimos ya de una situación de desequilibrio en la que es un hecho que, viviendo con los otros, nos haremos daño

tiene que ver más con un pensar lo mejor para uno mismo sin tomar en consideración los efectos sobre los demás. Hacer el mal es inevitable, pero responsabilidad nuestra es ser conscientes de nuestra capacidad de reflexión y actuación.

el mal y la maldad se dan dentro de una ética, que no es la misma que vela por el bien.

no es que el hombre sea esencialmente malo (tampoco es bueno), sino que tanto bien y mal existen como resultado de acciones más encaminadas a velar por nuestros propios intereses que por hacer daño a los demás (no así la maldad).

sí haya algún remedio, que pasa, a mi entender, por una educación en la sensibilidad. A veces el daño que hacemos puede evitarse pensando en los demás y, si somos seres que vivimos conviviendo, poniendo más peso en el convivir que el vivir.

https://www.filco.es/ana-carrasco-formas-crueles-mal-sobre-la-mujer/

Robert Kornberg. La vida es química.

Pregunta. Conocer nuestra base química tiene un aspecto filosófico.

Respuesta. Sí, ese es el quid de la cuestión. La vida es química: nada más y nada menos. El funcionamiento del cerebro se comprende tan poco que se tiende a asociarlo a significados mágicos o místicos. Pero químicamente el cerebro es una colección de cables e interruptores. Todos los cerebros humanos son más o menos iguales y las pequeñas diferencias son el resultado de distintos patrones en los interruptores, basados en una combinación de nuestra genética y de nuestras experiencias. Pero, al final, es química, nada más y nada menos, aunque la gente se resiste a la idea. Muchas personas quieren asociar a sus propias experiencias algún significado especial, como la religión. Pero es química.

https://elpais.com/elpais/2019/07/08/ciencia/1562590067_810342.amp.html#click=https://t.co/ZFH8ib9pMm

Jürgen Haberlas la vía europea al cosmopolitismo. Adela Cortina

Frente a lo que defiende cualquier individualismo miope, típico hoy del neoliberalismo, las personas no somos individuos aislados, sino en vínculo con otras, en una relación básica de reconocimiento recíproco, de interdependencia e intersubjetividad.
La única racionalidad humana no es la de individuos que se instrumentalizan recíprocamente para maximizar sus beneficios mediante estrategias, sino que existe también esa racionalidad comunicativa, que insta a construir la vida desde el diálogo y el entendimiento mutuo de quienes se reconocen como interlocutores válidos.

En la vivencia del rechazo afloran la conciencia de vulnerabilidad y de injusticia, dos emociones que abren el mundo moral, porque la humillación es inaceptable cuando yo la sufro y cuando tengo razones para defender que nadie debería padecerla. Por eso las virtudes de la ética comunicativa son la justicia y la solidaridad

…el criterio para discernir cuándo una exigencia es justa no es la intensidad del griterío en la calle o en las redes, sino que consiste en comprobar que satisface intereses universalizables. Ese es el mejor argumento, el corazón de la justicia.

Aun reconociendo las narraciones históricas, el único patriotismo razonable es el constitucional, que supone el triunfo de los valores de un Estado social y democrático de derecho, en el que el poder se produce comunicativamente a través de la ciudadanía. Hoy ya no hay alternativa a las orientaciones universalistas.

Ciertamente, Habermas es un humanista que dialoga con las propuestas relevantes de filosofía y de ciencias sociales, pero también con las naturales en asuntos como las biotecnologías o la defensa de la libertad frente a corrientes neurocientíficas que hoy resucitan el positivismo de los sesenta y apuestan de nuevo por el determinismo, cuando la libertad es el núcleo de la sociedad abierta.

Según cuenta Habermas, Marcuse y él se preguntaban cómo explicar la base normativa de la teoría crítica, pero Marcuse no respondió hasta la última ocasión en que se encontraron, dos días antes de su muerte, ya en el hospital. “¿Ves?”, le dijo. “Ahora ya sé en qué se fundan nuestros juicios de valor más elementales: en la compasión, en nuestro sentimiento por el dolor de los otros.

https://elpais.com/cultura/2019/06/12/babelia/1560360406_929939.amp.html

Entrevista | Peter Sloterdijk: “La vida actual no invita a pensar”

P. Sostiene usted que ha vuelto la arena romana y un nuevo teatro de la crueldad.

R. Una nueva arena general y virtual de la sociedad mediática de entretenimiento. Una metarena totalitaria. Algo que va mucho más allá de la sociedad del espectáculo de Guy Debord y que sirve para dirigir el resentimiento de las masas.

Peter Sloterdijk: “La vida actual no invita a pensar” | Ideas | EL PAÍS @MIUI| https://elpais.com/elpais/2019/05/03/ideas/1556893746_612400.amp.html

Las tradiciones

Las tradiciones forman parte de todas esas fórmulas mentales o atajos cognitivos que nos permiten repetir actos o pensamientos, aunque no tengan ningún sentido, como actos mecánicos. Por culpa de esta clase de pensamiento, perpetuamos errores durante generaciones

… son como virus mentales que anquilosan la razón. Inercias que driblan el pensamiento crítico.

…argumentum ad populum y consiste en que, de forma inconsciente, tendemos a estar de acuerdo con la masa, con las opiniones mayoritarias, aunque la evidencia nos acredite todo lo contrario.

Sergio Parra (autor)

José Carlos Ruiz

Nos venden que la felicidad es algo instantáneo y fácil de adquirir. Se trata de una felicidad postiza y a la venta que nos convierte en drogodependientes emocionales.

El culto al instante, la prioridad de lo inmediato, la hiperactividad para no perderse esas tendencias que nos prometen la dicha.

La felicidad es un modo de ser.

Educar un árbol para que sea estable lleva años, pero una vez que enraíza sabe buscar sus nutrientes y sus ramas son grandes y dan cobijo. El césped crece muy rápido y es aparente, pero a la mínima se seca o se pudre.
Se educa con poca profundidad, y lo veo en mis alumnos, que son muy frágiles emocionalmente, con picos de alegría y depresión. Hay que plantar la semillita.
Hay que enseñarles a pensar. La reflexión en torno a lo que han hecho es obligatoria. Yo distingo entre inteligencia y sabiduría

Hoy pensar, detenerse, reflexionar, es agonizar; es un atraso, porque hay que ir hacia delante. Los popes educativos, los coaches que ven mis alumnos universitarios por internet, les dicen: “Sigue tu pasión y conviértela en tu trabajo”.
El mercado nos vende como centro de nuestra vida la realización y el triunfo a través del trabajo, pero hay cosas más importantes en la vida. Hay que dejar de educar en el ego. La gente debe construir su felicidad de acuerdo a quienes son y no exportar modelos.

Se repiten muchas tonterías como eso de “sal de tu zona de confort” para conquistar lo extraordinario, cuando lo ordinario es precisamente lo que deberíamos cultivar y apreciar.
La que tú te construyes, tus amadas costumbres, eso que te hace sentirte a gusto contigo mismo y con los que están a tu alrededor. Pero la rutina se desprecia, cuando en realidad es la base de cualquier vida.

La acción le está ganando la batalla a la reflexión.

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20180802/451187640763/la-felicidad-se-ha-convertido-en-un-instrumento-de-tortura.html?fbclid=IwAR3cj9Ew5yJINidtzA7kuSvcRGKl3ZJ95nCwXxQM1Zx-0Pu-xts2cscSooo&utm_campaign=botones_sociales&utm_source=twitter&utm_medium=social

Byung-Chul Han

Para terminar, ¿cree que la Historia de la Filosofía debería formar parte de los programas educativos? Se lo pregunto porque aquí en España la eliminaron hace poco como asignatura obligatoria en el último curso de bachillerato.
Hoy se elimina todo lo que no reporta un provecho inmediato, es decir, económico. Se renuncia a la formación integral a cambio de la formación profesional. Renunciar a la filosofía significa renunciar a pensar. La filosofía es un pensamiento meditativo, que se distingue del pensamiento calculador. Hoy el pensamiento se asimila cada vez más al cálculo. El pensamiento calculador da continuidad a lo igual. La palabra alemana para meditar, sinnen, “darle vueltas a algo”, significa originalmente “viajar”. Por tanto, en un sentido enfático pensar es dar vueltas, viajar. Es estar en camino hacia otro lugar. El pensamiento meditativo y filosófico es el único capaz de engendrar algo totalmente distinto. Hoy vivimos en un infierno neoliberal de lo igual. Para este infierno de lo igual resulta un peligro el pensar, la filosofía, porque interrumpe lo igual a favor de lo totalmente distinto, es más, a favor de una forma de vida totalmente distinta. Por eso es precisamente en el infierno de lo igual donde habría que introducir la filosofía como asignatura obligatoria, en lugar de eliminarla. De lo contrario sólo prosigue lo igual. La revolución empieza con el pensamiento. La filosofía es la comadrona de la revolución

https://amp.elmundo.es/papel/lideres/2019/02/12/5c61612721efa007428b45b0.html